domingo, 2 de octubre de 2011

ACTIVIDAD TALLER DE MAESTRAS VISITANTES





Este pasado viernes 30 de Septiembre 2011  la Sociedad de Socorro de la Rama de Ferrol celebró un TALLER DE MAESTRAS VISITANTES durante el cual se recordaron las pautas de este inspirado programa. Entre otras cosas se analizó lo siguiente:


LOS DEBERES DE LAS MAESTRAS VISITANTES

Prepararse, inspirarse, observar:
Preparar cada visita estudiando el mensaje y adaptarlo a cada hermana según las necesidades de cada una.

Preparación espiritual con la compañera:
Antes de la visita, las compañeras Maestras Visitantes deben orar para pedir inspiración para atender con eficacia a las hermanas que van a visitar.

Necesidades específicas:
Si la hermana que se visita tiene niños que necesiten atención, una de las compañeras podría entretenerlos mientras la otra da el mensaje. Si la hermana está enferma y no pudo recoger su casa, las maestras visitantes pueden hacer los quehaceres básicos durante la visita. Cada vez que en una visita, una hermana necesite algo en concreto, es importante que las maestras visitantes se esfuercen en ayudar, pues ser Maestra Visitante no sólo es dar un mensaje espiritual, es sobre todo ayudar en todo lo que se pueda.

Orar por cada una de las hermanas visitadas y por sus necesidades:
Para saber qué es lo que necesitan, es necesario escuchar atentamente durante la visita.

Visitas así como contactos:
Las hermanas fuertes espiritualmente sólo necesitarían una visita, de preferencia en sus casas,  cada tres meses. Sin embargo las que tengan problemas específicos necesitarán al menos una cada mes. Además, también se pueden contactar por teléfono, e-mail, carta, etc. Lo importante es que las hermanas sepan que son apreciadas y que sus maestras visitantes se preocupan por ellas.

Motivar, animar, invitar:
Las visitas se hacen para infundir ánimo a las hermanas visitadas, de ahí la importancia de nunca criticar, ni durante, ni después de las visitas, NUNCA. Las visitas también son para invitar a las que vienen menos,  a que vengan más, tanto los domingos como a las actividades de entre semana.

Amistad sincera, cariño:
Las Maestras Visitantes deberían ser el equivalente de unas buenas amigas. Demostrar un cariño sincero por las hermanas que se visitan enriquecerá la vida de todas ellas.

Guardar la confidencialidad:
Las Maestras Visitantes deben ser fieles. Es muy importante saber guardar siempre la confidencialidad.

Acordarse de dar el informe a la presidenta cada mes:
La presidenta de la Sociedad de Socorro debe estar al tanto de las visitas que se hicieron a las hermanas, y saber el estado de cada una. Por eso es importante que las Maestras Visitantes le den un informe acerca de las visitas. En caso de que haya una hermana designada para recoger los informes, dárselo a ella.

El llamamiento de Maestra Visitante viene directamente del Señor. Él nos confía a nuestras hermanas. Somos sus guardianas, y juntas, debemos cuidarnos las unas a las otras.


 

MODO DE HACER LAS VISITAS:
 Antes de hacer la visita:
1. Las compañeras deben contactar previamente con la hermana a visitar para quedar con ella un día a una hora determinada.
2. Estudiar las dos compañeras juntas el mensaje mensual de Maestras Visitantes y decidir entre ambas qué puntos en particular se deberían tratar luego en casa de la hermana visitada.
Cuando la Presidenta haya recomendado citar además otros puntos tales como el Plan de Bienestar, la Historia Familiar, la Obra del Templo, etc. incluirlos también.
3. Una de las compañeras  hará una tarjeta para la hermana a visitar escribiendo el tema principal del mensaje, una Escritura o cita, y la fecha. Al mes siguiente lo hará la otra compañera, y se turnarán cada mes para hacer la tarjeta con el mensaje.
3. Antes de entrar en casa de la hermana a visitar, orar por ella y su familia las dos compañeras.

Durante la visita:
1. No dar el mensaje inmediatamente, sino hablar primero con la hermana para interesarse por su estado de ánimo y para saber cómo le va.
2. Si vemos que necesita   ayuda en algo  concreto como por ejemplo, ocuparse de un niño en particular, fregar los cacharros, recoger ropa, barrer, etc. si la hermana se encontrara mal de salud, mientras una compañera ayuda en alguna de estas tareas, la otra la puede animar hablando con ella.
3. Antes de dar el mensaje, pedirle a la hermana que decida ella quien va a hacer la primera oración.
4. Si durante la visita la hermana necesitara una ayuda específica como por ejemplo en alimentos, medicinas, pagar la casa, el gas, etc. y no tuviera medios suficientes para hacerlo, decirle que se lo comunicarán a la Presidenta para que ella haga los arreglos necesarios para que la hermana reciba la ayuda a la mayor brevedad.
5. Recordarle a la hermana que lo que ella diga durante la visita siempre quedará como confidencial entre las tres.
6. Después de dar el mensaje, antes de salir de la casa de la hermana, que decida de nuevo ella quién va a dar la última oración.

Después de la visita:
1. Una de las compañeras rellenará  el Informe de visitas para entregar a la Directora de las Maestras Visitantes, quien a su vez lo entregará a la Presidenta lo más pronto posible.  
2. En caso de que se presentaran temas de ayuda monetaria o de necesidades específicas, las compañeras hablarán directamente con la Presidenta.

Hermanas maestras visitantes,
 Recordad que por medio de las visitas mensuales que hacemos a nuestras hermanas  podemos crear lazos de amor, amistad y confianza.  Si escuchamos los susurros del Espíritu  aumentaremos nuestra percepción de las necesidades de otras personas. Si actuamos de acuerdo con esas impresiones divinas, podemos ser una bendición para las que necesitan ayuda. Pero tenemos que estar dispuestas a dar; a dar de nuestros recursos y de nuestro tiempo. La magnitud de nuestra vida no se mide con lo que recibimos, sino con lo que damos.  El programa de las maestras visitantes brinda la oportunidad de dar, a medida que atendemos las necesidades físicas, espirituales y emocionales de las hermanas.
“A TRAVÉS DE LA VIDA VEREMOS QUE HAY PERSONAS QUE AYUDAR, BRAZOS QUE LEVANTAR, CORAZONES QUE CONSOLAR, ALMAS QUE SALVAR…”
Recordad siempre que el llamamiento de Maestra Visitante viene directamente del Señor.  Ya que Él nos hace responsables del cuidado de nuestras hermanas, debemos esforzarnos siempre en no defraudar al Señor velando por ellas.




OBJETIVOS DEL PROGRAMA DE MAESTRAS VISITANTES
“Los objetivos del programa de las maestras visitantes son establecer lazos de amistad y de afecto con cada una de las hermanas y brindar apoyo, consuelo y amistad”

Cómo ser mejores compañeras:
Las hermanas compañeras deben conocerse entre sí y ayudarse mutuamente en el crecimiento espiritual de cada una para fomentar la sincera amistad y el amor fraternal. Para lograrlo, es importante mantenerse en contacto, llevarse bien, y tener una buena relación.
Deben organizarse cada mes decidiendo de antemano quién se pondrá en contacto con las hermanas a visitar para concertar las citas, y quién dará el mensaje. 


LO QUE NO DEBE SUCEDER NUNCA EN UNA VISITA:
. Hablar todo el tiempo sin escuchar a la hermana visitada
. Contar nuestros problemas personales
. Realizar una visita tan rápida que no dé tiempo al diálogo
. Criticar
. Hacer la visita a una hora inadecuada como por ejemplo a la hora de comer, de cenar, o  tarde por la noche
. No alargar demasiado la visita, a ser posible, no pasar de la hora en el hogar de la hermana

LO QUE DEBE SUCEDER EN UNA VISITA:
. No hacer nada de lo descrito arriba
. Interesarse sinceramente por la hermana
. animarla e invitarla a las reuniones y actividades
. Adaptar el mensaje a las necesidades de la hermana
. Antes de dar el mensaje, empezar por una oración
. Si vemos que la hermana necesita una ayuda determinada, hacer lo posible para ayudarla
. Terminar la visita con una oración .  
. Dejar una copia del mensaje del mes u otros pensamientos inspirados o Escrituras, pues sobretodo en el caso de las hermanas menos activas, éstos podrían ser su único contacto espiritual.

TEMAS QUE SIEMPRE SE DEBERÍAN TRATAR EN LAS VISITAS:
. Dar el mensaje del mes
. Animar a la hermana a que haga sus oraciones diarias personales y familiares
. Que estudie regularmente las Escrituras, en particular el L. de M.
. Si tiene familia, que haga la Noche de Hogar cada semana
. Que se prepare para ir al templo lo más frecuentemente posible
. Que siga con toda seriedad el Plan de Bienestar, animándola a tener su almacenamiento al día. (Este es un tema del cual está haciendo mucho énfasis nuestro Distrito)

Queremos agradecer en particular la ayuda de nuestra Mujer Jóven, Esther, así como la de Jennifer, que posaron como modelos para las hermanas de la Sociedad de Socorro en el desfile de gorros y sombreros que simbolizaban las virtudes que debían poseer las Maestras Visitantes.
A continuación os nombramos los sombreros citados:

GORRO TEJIDO DE LANA
Así como este gorro está tejido, las Maestras Visitantes también deben tejer una sincera amistad con las hermanas que visitan.

CHUBASQUERO
Este gorro nos hace recordar que debemos hacer nuestras visitas todo el tiempo, no importando si llueve, truene o relampaguée. Siempre hay que estar dispuestas a ayudar en la obra del Señor al ir a visitar a nuestras hermanas.

GORRO DE ENFERMERA
Este gorro nos indica que a veces nos deberá  tocar cuidar físicamente a las hermanas que visitamos. Puede que en alguna ocasión estén enfermas y necesiten que bajemos a la farmacia por algún medicamento, o que las ayudemos en algo que necesiten por su enfermedad.

EL GORRO DE LA ABEJA
Tal como hacen las abejas, debemos estar siempre trabajando en la orientación familiar. Este gorro nos recuerda que debemos estar anhelosamente consagradas como Maestras Visitantes. Debemos llamar, visitar, y ayudar a nuestras hermanas. Y no sólo una vez al mes, sino cuando aparezcan las oportunidades de servirlas.

EL SOMBRERO DE PAJA
No debemos ser la última espiga del sombrero, siempre poniendo excusas para no hacer las visitas. Debemos realmente esforzarnos para hacerlas.  Nuestras hermanas nos esperan, y el Señor también lo espera de nosotras como Maestras Visitantes.

GORRO DE PAPÁ NOEL
Debemos ser como un verdadero regalo para las hermanas que visitamos. Debemos velar por ellas, darles nuestro apoyo, teniendo en cuenta sus cumpleaños y otras fechas especiales.

MODELO PÁJARO MADRUGADOR
El pájaro madrugador siempre se lleva la mejor lombriz. Así mismo, como Maestras Visitantes, nunca debemos esperar el último día del mes para hacer nuestras visitas. Seremos todas más bendecidas si hacemos lo posible por hacer nuestras visitas a tiempo.

Esther y Jennifer también nos ayudaron en la representación de títeres que sirvió para ilustrar algunas de las situaciones en las que se pueden encontrar algunas veces las Maestras Visitantes, pues no siempre sale todo como se había planeado.  

Al término de este taller se entregó una carpeta a cada hermana con todo el material que se había visto durante este taller, así como los datos de las hermanas que tenían que visitar. 

Terminamos recordando una frase muy importante que se citó durante este  taller: 

La fe es el poder, el amor es el motivo, el Espíritu es la clave, y Cristo es la razón.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

MUCHAS GRACIAS POR TODAS SUS IDEAS SON GENIALES PERTENEZCO A UN BARRIO EN MEXICO Y OTRA VEZ GRACIAS

Anónimo dijo...

Mil gracias Hnitas. siempre visito su pagina es muy hermosas, con muchas ideas...pues estamos en la misma causa de amarnos unas a otras... soy de Veracruz, Mexico y me encantaron sus ideas...

Follow by Email

Seguidores

HERMANAS

Un día, una mujer recién casada merendaba en casa de su madre. Hablaban de la vida, del matrimonio, de las responsabilidades y de las obligaciones de la vida adulta.

Pensativa, la madre le dijo a su hija:

“Nunca olvides a tus hermanas. Se volverán cada vez más importantes a medida que vayas envejeciendo. Aunque ames profundamente a tu marido, y a los hijos que iréis teniendo, siempre necesitarás a tus hermanas. Intenta hacer cosas con ellas de vez en cuando y compartir momentos de la vida. No olvides que hermanas significa todas las mujeres: tus amigas, tus hijas, tus compañeras y todas las que forman el grupo femenino de tu familia. Las necesitas.”

¡Menudo consejo, pensaba la hija, pues estoy recién casada, y mi marido y la familia que vamos a crear juntos será sin duda lo que dará todo el significado a mi existencia.

Sin embargo, intentó seguir el consejo de su madre. Guardaba contacto con sus hermanas, y cada año tenía más amigas que el anterior.

Fue pasando el tiempo, y poco a poco se dio cuenta de que su madre había sabido darle el mejor consejo, pues cuando se producían cambios en su vida, sus hermanas se convertían en pilares de gran ayuda.

El tiempo pasa, se va viviendo la vida, la distancia separa, los niños crecen. Los seres queridos van muriendo, los corazones se rompen, y las carreras se terminan.

Pero…las hermanas permanecen, pues ni el tiempo ni la distancia cambian nada. Siempre hay una amiga cerca de ti cuando la necesitas. Cuando tengas que cruzar el valle solitario , habrá mujeres en tu vida que estarán a tu lado para animarte, para orar por ti, para ayudarte, para tomarte en sus brazos.

Amigas, hijas, nueras, nietas, hermanas, cuñadas, madres, abuelas, tías, sobrinas, vecinas, todas bendicen tu vida. El mundo no sería el mismo sin esta complicidad entre mujeres. Nos necesitamos las unas a las otras. (Autora anónima)